Los conciertos más multitudinarios de la historia

5. Woodstock 1969

01_00008838

En el año 1969, el mundo todavía estaba girando alrededor del movimiento hippie. El festival de música de 3 días de Woodstock fue organizado en el estado de Nueva York, treinta y un artistas fueron invitados a participar en el evento, entre ellos Jimi Hendrix, Santana, The Who, etc.

Alrededor de 100.000 personas acamparon en el concierto. La gran mayoría del público que asistió al concierto estaba bajo el efecto de la marihuana (entre otras drogas) y probablemente esa fue una de las razones principales del por que muchas chicas decidieron bailar al desnudo. El evento tuvo un existo rotundo y se registraron alrededor de 400.000 personas.

4. US Festival Steve Wozniak 1982

us-festival

Steve Wozniak es uno de los co-fundadores de Apple y quería devolver algo a la comunidad por haberlo hecho rico más allá de sus sueños más salvajes. En 1982 y 1983, organizó el Festival de Estados Unidos, que era una orgía musical y tecnológica de todos los estilos imaginables.

El evento se llevó a cabo entre los días 28 y 30 de mayo. Más de 670.000 personas disfrutaron de grandes artistas de la época como Scorpions, U2, David Bowie, etc.

El segundo día del festival, grupos como Ozzy Osbourne, Judas Priest y Triumph les tocó salir al escenario y desde ese día, US Festival es considerado por algunos como el mejor concierto de metal en la historia y se hizo conocido como el Festival de EE.UU. “Heavy Metal Sunday”.

3. Monsters of Rock 1991

monstersofrock

Fue el primer festival al aire libre realizado en la ex Unión Soviética, concretamente en Tushino Arfield, Rúsia. Con el revuelo causado por un fallido golpe militar que intentaba restablecer el régimen comunista en Rusia, Monsters of Rock estuvo a punto de ser suspendido a causa de los numerosos incidentes ocurridos. Con una marea humana y una de las mejores actuaciones de Metallica en directo, el aeródromo ruso se rindió a los pies de Metallica en un momento de interacción con el propio grupo gritando “Die!”. En ese concierto se registraron más de 1,6 millones de personas.

2. Oxygen In Moscow

oxygen-in-moscow

Jean Michel Jarre fue encargado por el alcalde de Moscú para dar un concierto en honor al 850 aniversario de la ciudad. El concierto resulto ser el más grande del mundo por aquel entonces, más de 3,5 millones de personas acudieron en masa a compartir este evento único. En aquella época, la música de Jean Michel Jarre era seguida y admirada desde el comienzo de su carrera en Rusia.

1. Río de Janeiro

rio de janeiro

Era 31 de diciembre del año 1994 y la ciudad de Río de Janeiro estaba dispuesta a darle la bienvenida al año nuevo pero con un estilo un tanto distinto. En lugar de optar por un lugar tradicional como un estadio, Rod Stewart lo realizó a su manera y organizo el concierto en la playa de Copacabana como regalo a las muchas personas pobres de Río. Se estima que hubieron más de 3,5 millones de personas presentes, todas ellas con muchas ganas de escuchar los grande éxitos de éste rockero.

Conciertos de este calibre hay pocos, los organizadores de estos eventos se ven obligados a tener en cuenta muchísimos aspectos a la hora de preparar un evento de éste calibre. El lugar, los equipos de música, la convocatoria y la difusión del concierto, cubrir todos los gastos, la fecha del concierto, etc. Un largo etcétera de requisitos que se tienen que cumplir, sin embargo, eventos como estos demuestran que el poder de la música es insuperable.

Los 5 mejores festivales de música de España que no puedes perderte

La Música y España siempre han ido de la mano. España es un país no sólo impregnado de cultura, sino también uno que ha proporcionado una rica inspiración y comprensión para muchos artistas. Debido al gran amor a la celebración, el buen tiempo y largas noches hace de este país el lugar perfecto para un festival. A continuación, realizamos un viaje por la cultura – sin importar cuál sea tu gusto musical.

FIB – Benicassim
Posiblemente la entrada más famosa de la lista, Benicassim ha mostrado lo mejor en indie, alternativo, electro, y todo lo demás en los últimos 20 años. Este evento de cuatro días, que tiene lugar justo al norte de Castellón, y con un acceso perfecto para pasar el rato en la playa, trae los mejores momentos y los mejores bateadores musicales.

Podrás encontrar entradas para el evento en www.mascupon.es y www.mascupon.com.mx

Sonar
Un must-go para cualquier fan electrónico, los anuncios de la alineación de Sonár siempre son una maravilla. Más parecido a una toma de posesión completa de Barcelona, gracias a su famoso ‘Off Sonár’ después de las fiestas, no hay escasez de talento aquí. Sin embargo, añade a la apelación una serie de conferencias y charlas de profesionales de la industria, así como un verdadero sentido de comunidad entre los asistentes.

Bilbao BBK

Con las montañas de Arriaz a mirar, playas cercanas a la sala de estar, y la música que comienza más tarde para que uno pueda disfrutar de tomar el sol, BBK es el perfecto todo terreno. Atrayendo grandes nombres como Muse y Kings of Leon, y con Bilbao en sí para explorar en el día, no es un accidente este es uno de los festivales más admirados de Europa.

Disfruta el norte y la mejor música con las entradas al mejor precio de www.mascupon.es

Arenal Sound
Si buscas algo más que un fin de semana para recordar, no busques más que Arenal Sound. Este festival ofrece seis días del mejor rock, pop e indie. Al acercarse a su quinto año, la popularidad de Arenal ha crecido rápidamente, en parte debido a su comprensión de que se necesita más que grandes actos para hacer un gran festival.

Primavera Sound
El rey de los festivales indie en Europa, más de 100.000 personas viajan al Parc del Forum cada año para Primavera Sound para atrapar a los headliners como The Cure y Radiohead. Iconos de la industria y emocionantes recién llegados llenan el programa, mientras que aquellos que quieren escapar de la música tienen todo Barcelona y, de hecho, la Barceloneta para explorar. Es una combinación que hace que los asistentes regresen año tras año.

El éxito de la música del barrio

Se llaman Elenco da Paz y han hecho del típico (y aquí tantas veces único) plato de arroz con frijoles un himno de la vida callejera de Angola. Arroz com feijão se titula la canción que arrasa allá donde se escucha. Y se escucha mucho, porque la pasión musical y bailona de este país africano —muy rico en recursos y muy desigual en lo social, de Gobierno presidencialista e inmerso hoy en un doloroso bajón económico— es destacada. Semba, kuduro, afrobeat, afrohouse… y mucha canción romántica, tanto da; música intergeneracional constante con mil ramificaciones y mezclada con kizomba bien agarrada o con twerking, ese movimiento de nalgas de naturaleza sobrenatural.

Elenco da Paz hace kuduro, el ritmo callejero preferido por los treintañeros que suele incluir en sus letras vivencias personales, chismes o chascarrillos (y hasta oraciones, hay un kuduro religioso) sobre la vecindad, en su más pura expresión portera. Pero lo que para muchos es escapismo, ante la dura vida cotidiana, en manos de estos chicos se convierte, afirman, en “activismo social”. Se sirven del kuduro para “movilizar”. “Esta es la música que nos unió como pueblo tras la guerra civil”. Adiós al semba más tradicional que aplaudían sus hermanos mayores. Esta, señoras y señores, viene a decir su líder, el incansable narrador de historias Domingo Da Silva, es ya otra época en Angola. Y los problemas son muchos. Así, a tres lustros ya del fin del conflicto, estos colegas de infancia y barrio han decidido poner A trabaiar (así se titula su primer disco) a sus numerosos fans. “Se acabó estar con los brazos cruzados, vamos a hacer una Angola mejor”. Claro espíritu musical de un mundo en paz.

El éxito de la música del barrio

“PRECISAMOS DE VOS”

Lo soltó el subsecretario de Cultura de Angola, Cornelio Caley, hombre lírico donde los haya, durante el desayuno en la casa de la embajadora de España, Julia Olmo, en Luanda, celebrado el viernes pasado para la presentación del Angola Vis a Vis. Lo dijo ante la atenta mirada de ésta, del director de Casa África, Luis Padrón, de las televisiones nacionales de España y Angola y de diversos representantes culturales del país africano. Testigos, todos, de un amor correspondido. Angola precisa de España. Así que Olmo, le cogió el testigo al subsecretario y le mostró el valor de una vida compartida y fiel: “Estamos celebrando 40 años de relaciones España Angola; unas relaciones nunca interrumpidas. Ni en los momentos más duros”. Quince años ya después de una guerra, lo que procede ahora son planes para estabilizar la paz: “Que esto no acabe aquí”, pidió Coley, “hagamos muchas más cosas juntos”.

Y fue Luis Padrón, quien dibujó un camino concreto a seguir: “Nosotros en Casa África tenemos tres líneas de trabajo sobre el continente: la diplomacia económica, la pública y la cultural y dentro de ella, el Vis a Vis es el producto más potente e importante. Se trata de dar visibilidad al talento local”. Juntar países, artistas, programadores, prensa, autoridades… Construir orquesta y hacer música compartida, mostrar la realidad cultural de cada país africano elegido y trasladarla de aquí a allá. África precisa de voces que la canten y palabras que la cuenten, decía Caley ante los artistas locales. Cuanto más, mejor. “Los angoleños hemos enterrado ya bajo llave el conflicto”. Y concluyeron: “La música es un estupendo vehículo para estrechar nuestra relación”.

A la decena de programadores de festivales de verano españoles, sentados bien atentos viernes y sábado noche en el antiguo cine Atlántico de Luanda, la capital del país, les bastó con verles unos minutos para coincidir por unanimidad: ellos eran claros ganadores. Ahí estaban, en directo sobre el escenario, cuatro artistas “intercambiables”, como Elenco da Paz se autodefine, que hacen y saben hacer de todo hasta conseguir incendiar la sala: cantan, bailan, saltan, teatralizan, sudan a chorros, interactúan y lanzan mensajes sin fin de contenido social. Pura energía.

Así, este grupo ha conseguido uno de los dos premios de la 8ª edición del programa Vis a Vis, organizado cada año con primor por Casa África y la SGAE, esta vez con la colaboración de los ministerios de cultura y embajadas de España y Angola, y la producción entregada de Dr. Zhivago. Vendrán a España para cumplir con el objetivo del Vis a Vis: acercarnos la música africana.

Un total de doce grupos angoleños, entre los que destacaron también AlgoDesconocido, DJ Ketchup, Angoboyz, Ângela Ferrâo y Ndaka Yo Wini, fueron analizados en vivo y en directo por los directores y promotores de los festivales Pirineos Sur, Imagina Funk, Mumes, EtnoSur, Fuerteventura en Musica, Radiation y Salan Producciones durante tres jornadas de encuentros y audiciones. Resultó ser un resumen apretado y muy filtrado, sí, pero bien rico y diverso de los ritmos del país, vividos con interés entre un calor sofocante y el descubrimiento de una ciudad desconocida para todos.

Ahí quedan para los anales del Vis a Vis las imágenes de barrios muy ricos y muy pobres mezcladas sin solución de continuidad; de una crisis y burbuja inmobiliaria bien a la vista del visitante de la ciudad: numerosas obras abandonadas, lujosos rascacielos completamente vacíos… Y un interesante programa paralelo: visitas a la escuela de niños virtuosos Kaposoka, y a otra de fútbol, proyectos punteros para niños de la calle; descubrimiento de salas de música y de cantantes de referencia que, fuera de concurso, gustaron mucho. Especialmente, una actuación inesperada de Puto Portugués en el BarBar y una entrevista improvisada a Coréon Du, a saber, hijo del presidente Dos Santos, y artista bien polifacético. Él puso en contexto el paso adelante que está dando la música en su país: “Antes era imposible que un artista angoleño llenara un estadio, había que tener siempre una figura internacional, ahora no; ahora las estrellas son de aquí. Además, dejada atrás la guerra, la movilidad es mayor, y los promotores pueden programar festivales aquí y allá”. Él mismo organiza uno de kuduro en Luanda donde “fácilmente se concentran 20.000 personas”, asegura. Su documental I love Kuduro se va a presentar en abril en Bilbao.

Esta iniciativa de cooperación cultural Vis a Vis se celebra cada año en un país distinto. Ha pasado ya por Senegal, Tanzania, Costa de Marfil, Cabo Verde, Etiopía o Sudáfrica con gran éxito en la selección de los grupos que, invitados luego a girar por toda España durante el mes de julio y con todo pagado, gustaron mucho al público español y fueron impulsados a la fama (como sucedió con los senegaleses Takeifa). Su pretensión es internacionalizar la música africana y fortalecer su presencia en España, según palabras del responsable de Cultura y Educación de Casa África, Juan Jaime.

Valencia en Fallas: Historia, fiesta, música y mucha pólvora!


Este fin de semana pasado se dio el pistoletazo de salida para las Fallas, de modo que, un año más, la ciudad de Valencia abrirá sus puertas al Mundo de la forma en que los valencianos mejor expresan su estado de júbilo en sus celebraciones: con fuego y ruido, mucho ruido.

Efectivamente, Valencia da inicio a su calendario fallero con la “Cridà”, un evento que marca todos los años el inicio oficial de las Fallas de Valencia y en el que la Fallera Mayor llama a valencianos y forasteros a engalanar Valencia y a prepararse para unas de las fiestas más internacionales de nuestro país, en las que el efecto purificador del fuego marca la pauta.

Y así, el domingo pasado, Valencia comenzó bien temprano a despertar la fiesta y a los valencianos con una “Gran Despertà” en la que falleros y falleras, desde las 7.30 horas, recorrieron las calles de Valencia lanzando los tradicionales “trons de bac” (unos petardos especialmente estruendosos que estallan al estrellarlos en el suelo), así como otro tipo de artificios pirotécnicos, algunos de gran calibre y estruendo como los imprescindibles “masclets”, todo ello con el objetivo de anunciar a toda Valencia que las Fallas ya están aquí.

Una vez finalizada la “Despertà”, en la Plaza del Ayuntamiento tuvo lugar la primera “Mascletà” fallera de este año, disparándose toneladas de pólvora a cargo de la Pirotecnia Valenciana, un anticipo de lo que espera a valencianos y visitantes que este año se queden o se acerquen, respectivamente, a Valencia para inundarse de luz, color, sonido, música y fuego, un verdadero espectáculo para los cinco sentidos.

Y, tras un día de fiesta, este domingo pasado, a las 20.00 horas, la Fallera Mayor de Valencia dio inicio oficialmente a las Fallas de este año con la clásica y tradicional “Cridà”, en la que, desde las imponentes Torres de Serrano, la Fallera Mayor llamó a la Ciudad del Turia a echar el resto en las Fallas de este año, a divertirse y olvidar los problemas durante el calendario fallero, lanzándolos al fuego la noche del 19 de marzo, cuando cientos de monumentos arderán en la noche valenciana purificando todo lo malo del año anterior y dando la bienvenida a la primavera, cumpliendo así con uno de los ritos más tradicionales de la cultura mediterránea: la purificación mediante el fuego.

Sin embargo, los actos de este domingo no son más que un pequeño aperitivo de lo que espera a quienes se acerquen a Valencia en la última semana de estas fiestas (especialmente el fin de semana anterior al 19 de marzo, en cuya noche tiene lugar la “Cremà”), ya que en esas fechas es cuando las Fallas adquieren una significación y resonancia especiales: las calles de Valencia se inundan de gente para visitar los cientos de monumentos falleros que se plantan en sus calles la noche de la “Plantà”, siendo casi imposible caminar por las calles de la ciudad, más aún si lo que se pretende es visitar alguna de las Fallas más importantes, disfrutar de la “Mascletà” que se dispara a las 14.00 horas todos los días en la Plaza del Ayuntamiento, o asistir a uno de los impresionantes castillos de fuegos artificiales en el viejo cauce del río Turia cualquiera de las noches falleras.

Ruido, pólvora, luz, color, fuego, …, y un sinfín de sensaciones inundarán nuevamente Valencia durante las Fallas, en las que resulta obligado ir provisto de ropa ligera y zapatillas de deporte para soportar horas y horas de caminata por la ciudad para contemplar los monumentos falleros, disfrutar de los pasacalles de falleros y falleras con sus coloridos trajes, siempre acompañados de las bandas de música que amenizan el calendario fallero y que son tan tradicionales en la Comunidad Valenciana, y, cómo no, hacer alguna parada para comer un buen chocolate con buñuelos de calabaza, algo obligado en las fiestas falleras y que es el reconstituyente perfecto para poder continuar hasta bien entrada la madrugada disfrutando de unas fiestas que atrapan a cualquiera que visite Valencia durante estas fechas.

Valencia responde así a sus tradiciones más ancestrales, a su espíritu indiscutiblemente mediterráneo, el cual está indisolublemente unido a la renovación anual que significa la entrada en la primavera y en la que el fuego es el mejor aliado, lo que aderezan los valencianos con un estruendo de luz y pólvora que llega a asustar a los visitantes que llegan a la ciudad. Realmente resulta indescriptible disfrutar de una “Mascletà”, en la que toneladas de pólvora atruenan en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia y ensordecen a quienes la presencian, al tiempo que hace temblar hasta el último músculo y el último hueso del cuerpo de quienes se atreven a presenciar este espectáculo atronador de cerca.

Pero, desde luego, los valencianos durante las Fallas van mucho más allá de lo descrito, convirtiendo en arte la pólvora y el fuego, dando un espectáculo de mestría en cuanto al dominio del fuego, domándolo y moldeándolo a su antojo, siendo la máxima expresión de ello la quema de las Fallas la noche del 19 de marzo, noche en la que cientos de monumentos de alturas y tamaños asombrosos arden para dejar atrás lo malo, dando la bienvenida al nuevo año que se inicia con la primavera, repitiéndose así el ciclo ancestral de la renovación por el fuego y que los valencianos dominan como nadie.

Y si te parece poco lo descrito, no dudes en escaparte estas Fallas a Valencia, donde disfrutarás de unas fiestas que van mucho más allá de lo que te puedes imaginar, unas fiestas que, seguro, querrás volver a disfrutar el próximo año.